El concepto de lo que es considerado sexy en una sociedad es altamente subjetivo y cambiante. Ante la pregunta ¿qué considera sexy? Tanto hombres como mujeres tienden a señalar aspectos más ligados a la personalidad que a la belleza física. Los términos más nombrados son “seguridad”, “confianza en sí mismo”. Por supuesto hay quienes dirán que un busto o un par de glúteos abultados hacen a alguien  sexy. Pero esas las respuestas menos comunes. En general, la gente realmente cree que una persona sexy tiene confianza y se siente bien consigo misma.

En caso tal de que las personas estén siendo sinceras en sus respuestas, ser sexy es mucho más que ser físicamente atractivo, aunque ello ayude. No obstante, a mayor perfección física más distante puede parecer una persona con lo cual resulta menos apetecida, menos sexy. En contraste, una persona que maneje con asertividad ciertas convenciones sociales y algunos tips puede ser muy atractiva. Para ello está empleando el órgano más sexy: el cerebro.  Una personalidad agradable y definida, un buen sentido del humor, una cultura variada, un lenguaje rico y florido corresponden a funciones cerebrales.

Obviamente hay aspectos que corresponden a nuestro físico que pueden contribuir a que una persona se vea más sexy, más atractivo, más apetecible. Un par de ojos brillantes, una dentadura bien cuidada, un cuerpo aseado y bien oloroso,  unas uñas limpias y arregladas, un cabello sano y resplandeciente, una miel nutrida y suave, una voz suave y pausada, el estar libre de vellos son detalles que cualquiera puede cuidar si se lo propone. Acá no se trata de ser hermosos sino de cuidar de manera consciente el cuerpo, especialmente aquellas partes que hemos mencionado. Al respecto no hay límites. Cuide y perfeccione lo que ya tiene. Ame su cuerpo y alguien se animará a amarlo él también. Esto contribuirá a un mejor aspecto físico pero por si solo no lo hará sexy, pero lo acercará mucho a su meta.

Hay algunos aspectos que una persona sexy ha de considerar.  En su vestuario siempre ha de haber ropa de color rojo para esas ocasiones especiales.  El saber mantener la cabeza ligeramente altiva, con el mentón apuntando a las alturas hace más atractivo a los hombres. Sonreír hace más atractiva a las mujeres, más no a los hombres. Estos han de ser comedidos y saber cuándo hacerlo. Miradas profundas y misteriosas así como suaves y distraídas mordidas de los labios son gestos que no pasan inadvertidos.

Si no has nacido con un espectacular atractivo físico ser sexy requiere dedicación, compromiso y felicidad a toneladas. Potencia tu autenticidad, no hay nada sexy en ser común y corriente. El cultivar lo que te haga peculiar es uno de tus mejores recursos. No hay nadie más sexy que alguien que se ame, cuide, respete, sea y haga feliz a sí mismo y a los demás.