Cuando los hermanos Wright hicieron realidad que el ser humano pudiera volar, no imaginaron que su invento llegaría a ser parte vital de la vida contemporánea. Los aviones surcan nuestros cielos, millones de ellos al día. Para evitar que acaben en cualquier lugar, se tienen a los controladores aéreos.

El controlador aéreo monitorea el espacio aéreo a fin de garantizar una distancia segura entre los aviones, los guían en su ruta, en su despegue y aterrizaje. Para poder realizar estas tareas, una persona ha de reunir una serie de requisitos físicos, psicológicos y académicos. Pero hay un aspecto que es el fundamental: el ético. El controlador aéreo ha de respetar, cuidar y proteger las vidas a su cargo.

Si y definitivamente si usted desea estar en control de gigantes, comience por realizarse un examen físico completo.  Su historial clínico debe ser saludable en todos los aspectos. Hágase examinar minuciosamente sus ojos. La vista ha de poseer campos visuales, visión próxima  y percepciones de colores normales, una agudeza visual lejana de al menos 0,7 en cada ojo por separado, use o no lentes correctivos.  A ello agregue una   excelente audición para captar frecuencias de diferentes ondas. Por lo general, este examen es lo último que se hace, pero si es lo primero en realizarse se puede ahorrar decepciones.

Usted puede convertirse en controlador aéreo si es capaz de manejar adecuadamente estrés en cualquier entorno. Además,  ha de demostrar poseer una excelente memoria, un pensamiento espacial creativo de modo tal que pueda convertir fácilmente imágenes bidimensionales del radar en tres dimensiones del espacio aéreo, rapidez mental, razonamiento abstracto, estabilidad emocional, capacidad para trabajar en equipo.

Un aspecto importante más si desea ser controlador aéreo son los estudios y las destrezas lingüísticas. Con lo relación a la parte académica, las personas suelen estudiar de acuerdo con lo que le exigen en el país en el que ejercerán su profesión. Por lo general, se exige, al menos estudios secundarios. Y la guinda de todo ello es el conocer bien su idioma materno y el inglés. En comparación con las exigencias físicas y los perfiles y habilidades psicológicos, este aspecto parece más sencillo. Pero quizás más costoso.

Si al terminar de leer este artículo ya usted está agobiado por todo lo que debe hacer para convertirse en controlador aéreo, piénselo dos veces. Si, por el contrario, le apasiona continuar investigando, usted será un invaluable controlador aéreo.