Cuantas veces no has mirado a ese chico o chica, que posee una personalidad magnética y encantadora que hace que todos se rindan a sus pies, y pensado ¿Quisiera ser como él/ella?

¿Sientes que eres aburrido? ¿Piensas que no hay ni una gota de diversión en tu sangre? ¿Te sientes invisible en las fiestas? ¿Tu abuela sorda-muda tiene más gracia que tú? Pues has llegado al lugar indicado, acá te demostramos que tú también puedes ser una persona divertida y encantadora si sigues estos sencillos pasos:

PASO 1: Sé tú mismo

No trates de aparentar ser una persona que no eres, todos se darán cuenta de esto y quedarás como una persona falsa y poco confiable. Relájate y saca lo mejor de ti, arriésgate y muestra ese lado tonto y divertido que llevas dentro. No tengas miedo a quedar como un payaso delante de las personas pues esto romperá el hielo y dará pie a nuevas conversaciones.

PASO 2: Sé agradable

No trates de sobresalir hundiendo a alguien más. A las personas les gusta sentirse seguras y a gusto con sus compañeros por lo que intenta no hacerles burla. Haz bromas generales y que no hieran ningún tipo de susceptibilidades, así quedarás como una persona divertida y no como un patán.

PASO 3: Ve comedias y Stand Ups

Se aprende mucho viendo a otras personas. Siempre podrás sacar una que otra gracia de los comediantes, ya que son personas elocuentes y que no temen a que otros se rían de ellos. Anota los chistes que te parezcan más graciosos y practícalos. Esto te dará seguridad a la hora de contarlos en alguna reunión familiar o de amigos.

Paso 4: Se optimista y sonríe

Aunque es imposible no decaer ante los problemas que se nos presentan en el camino, si vas a una fiesta es para divertirte, desestresarte y olvidarte un poco de la cotidianidad. Deja de lado tus problemas y sonríe, ya que a todos nos desagrada una persona desganada, deprimida y que por más consejos que se le brinden siempre ve el vaso medio vacío.

Paso 5: Evita los prejuicios

Trata de conocer a todo tipo de personas, sin importa su raza, edad o sexo. No te hagas imágenes de nadie a través de comentarios realizados por otros. Date la oportunidad de entablar una conversación con todo el mundo e indagar un poco sobre sus intereses y gustos. Sin importar que tan diferentes sean a los tuyos, trata de no hacerlos sentir incómodos y juzgados.

Verás cómo se irá creando una muy buena imagen de ti ante las personas y se sentirán más gusto contigo. A su vez, esto reforzará tu confianza, aprenderás cosas nuevas y te sentirás libre de hacer bromas y chistes con cualquier tipo de persona.

Como verás, no es nada difícil ser una persona divertida y agradable, solo debes abrir un poco tu mente y seguir estos 5 pasos. Al poco tiempo verás que tendrás un abanico de amigos con los cuales divertirte y pasar el rato.

Ahora que ya lo sabes, ¿Qué esperas para ser la persona más popular y divertida de las fiestas?