Primero, trataremos diferentes pasos y requisitos para responder la duda de cómo llegar a ser policía. Como requisitos fundamentales para ser policía son:

  • Ser de nacionalidad de dicho país.
  • Ser mayor de edad.
  • Poseer título de ESO (Educación Secundaria Obligatoria)
  • Tener una estatura mínima de 1,65 m.
  • No haber sido condenado por delito doloso.
  • Tener el permiso de conducción.
  • Compromiso de portar armas.

Una vez cumplimentada estas condiciones, se debe superar unas pruebas físicas, de conocimientos y psicotécnicas.

  • La prueba física se compone de un circuito de obstáculo, flexiones en barra, salto de altura vertical y carrera en superficie lisa, plana y dura.
  • La prueba de conocimiento está dividido en 2: Cuestionario de 100 preguntas tipo test y una prueba de ortografía.
  • Por último se realizará un reconocimiento médico, entrevista personal y tests psicotécnicos.

El policía es un ser humano más que normalmente quiere servir a otros y escoge el camino de enfrentar a las personas, que por distintas circunstancias terminan infringiendo las normas que la sociedad ha establecido como los linderos para disfrutar de sus libertades. Ser policía, entonces, se traduce en ser guardián de lo permitido, de lo legal, de lo normal, de lo bueno, de lo altruista.

Como en nuestras modernas sociedades hay enormes cantidades de leyes y aun mayor posibilidad de violarlas, existen diferentes modalidades de oficiales de policía. El más común es aquel que nos tropezamos a diario en la calle, pero también los hay de tránsito, de narcóticos, motorizados, ambientalistas y la lista sigue en aumento. Con tantas modalidades ser policía requiere de un saber querer a cuál dedicarse y de poseer un perfil adecuado para lo elegido.

Para ser policía se requiere una alta dosis de sentido de protección porque en todas y cada una  de sus modalidades, un policía protege.  Pero no resulta lo mismo la protección de personas que la de bienes. En la primera, además de un diáfano sentido de resguardo también lo ha de haber de autosacrificio.  Si usted desea ser policía ha de preguntarse hasta dónde llega su desprendimiento. Dependiendo de ello, entonces escoja la modalidad que más se adapte a lo que realmente esté dispuesto a entregar. En todas y cada una de las modalidades brindará un servicio a la sociedad y con ello satisfacer necesidades psicológicas que lleva debajo del brazo desde su tierna infancia.

El proporcionar seguridad, el detectar infracciones, el proteger el orden público, le prevenir el delito requiere, además, de un alto sentido de responsabilidad, honestidad, trabajo duro y en equipo. Y todo ello por un salario no siempre acorde con las exigencias del cargo. Así que ser policía significa que usted ha decidido poner en práctica valores humanos que la mayoría preferiría ignorar.

No basta superar las pruebas físicas y psicológicas, ir a la Academia, graduarse con o sin honores,  ser grande y valiente; para ser policía hay que mantener intacto a aquel niño que atrapaba al ladrón por el mero hecho de hacerlo. Y el no haber intercambiado nunca los papeles de aquel juego de la infancia porque la ambivalencia te llevará exactamente a lo que no quieres ser.

A continuación mostraremos los diferentes tipos (serán aplicables a España).

  • Policía Municipal o Local. Esto implica proteger y mantener el orden público de dicha localidad, así como las instalaciones y establecimientos públicos, resolver los conflictos y colaborar con las funciones de los policías judiciales. Dichos puestos trabajan para el ayuntamiento de la localidad, por lo que el ascenso es complicado. Además la hora laboral puede variar por lo que puede llegar a ser agotador. Las plazas son más reducidas y los opositores también lo son. Por lo que puede ser que acceso sea más fácil.
  • Policía Nacional. Además las plazas de acceso son mayores respecto a los locales. Hay una gran variedad respecto a ser policía local. Por lo que le da la posibilidad de seleccionar diferentes tareas.  Por ejemplo, puede dedicarse a ser policía científica o lo que coloquialmente llamamos “detective“, dicha unidad forma parte de la nacional, es la que se encarga de resolver casos o crímenes. Por otra parte puede ser de la unidad de p. judicial, su función es ayudar a los tribunales en la captura y recolección de pruebas para llevarlo a vía judicial. Adicionalmente puede dedicarse a  innumerables tareas como el entrenamiento de perros para la identificación de droga.
    Como desventaja, dependiendo del tipo de actividad puede llegar a ser muy peligroso.
    Hay alternativas de mejora en la carrera profesional, pero es necesario la obtención de logros así como la relación con los superiores de la unidad asignada. Ya que le puede proporcionar una recomendación a ser seleccionado en caso de haber un puesto libre para el ascenso.